Días largos y soleados. La primavera da paso al verano y con él nuestro deseo de disfrutar al aire libre.

Nuestros peques son los primeros y si por ellos fuera no entrarían en casa en todo el día. Y lo cierto es que el Sol es fuente de alegría y vida, produciendo enormes beneficios en nuestro cuerpo.

Sin embargo, una exposición prolongada bajo los rayos solares sin protección adecuada tiene un elevado riesgo.  Las quemaduras frecuentes en la niñez pueden aumentar la posibilidad de algunos tipos de cáncer años o décadas después.

¿Proteges correctamente a tus hijos? En este artículo haré referencia a hábitos saludables frente a la protección solar, tipos de protectores y sus filtros, en qué nos debemos de fijar antes de comprar una crema solar y en algún aspecto más que podría ser de tu interés como por ejemplo, algunas Apps (aplicaciones) para saber la intensidad de la radiación UV (Ultra Violeta) en el área donde vives.

Para empezar, unas consideraciones generales respecto a la potencia de los rayos UV:

  • Estaciones del año donde la potencia de la radiación UV es mayor: Primavera y Verano.
  • Horas del día a evitar: entre las 11h y las 16h.
  • Atención a los días nublados, no hay que bajar la guardia. Los rayos UV son capaces de traspasar las nubes.
  • Reflejo de los rayos UV según la superficie (agua, arena, hierba,…nieve), esto puede suponer una doble exposición.
  • Mayor Altitud, mayor intensidad de rayos UV.
  • Latitud, cuanto más alejados del Ecuador menos intensidad.

 

Pero, ¿qué tipos de rayos Ultra Violetas nos afectan? Existen tres tipos de rayos UV:

  • Rayos UVA – Están asociados a daños de la piel a largo plazo. Pueden llegar a dañar el ADN de las células de nuestra piel.
  • Rayos UVB – Tienen más energía que los UVA. Pueden dañar directamente el ADN de las células de la piel y son los causantes de las quemaduras solares.
  • Rayos UVC – Son los que más energía tienen pero no llegan a penetrar nuestra atmósfera.

Tanto los rayos UVA como los UVB pueden dañar seriamente la piel.

 

¿Qué PROTECTORES SOLARES debemos utilizar?

  1. CREMA SOLAR: ¿en qué debo fijarme a la hora de elegir la crema solar?
  • Factor de Proteccion Solar (FPS): es aconsejable que sea un FPS 30 o superior. En los niños siempre FPS 50+

No existe FPS que nos ofrezca protección Total.

La cifra del FPS nos indica el tiempo de exposición que equivaldría a 1 minuto de rayos UVB sin protección.

Es decir, si nos aplicamos una crema de factor 15, quiere decir que durante 15 minutos nuestra piel ha recibido el equivalente de un minuto de rayos UVB. Transcurrido una hora aplicándonos correctamente el protector, nuestra piel recibirá el equivalente de 4 minutos de rayos UVB.

Aplicar con más frecuencia si vuestros hijos se bañan o sudan, por mucho que la crema sea “resistente” al agua.

1.2 –  Protección amplio espectro contra UVA y UVB. No todas las cremas protegen contra ambos tipos de rayos. Fijaos bien en las indicaciones.

1.3. – Tipo de filtro. ¿Físico o Químico?

  • Filtro Físico: está compuesto por minerales (óxido de titanio, de Zinc, de Hierro, Talco y Mica).

Al llevar menos cosméticos suele aparecer una capa blanca al aplicarlo.

Este tipo de filtro refleja los rayos del sol a modo de escudo.

Al ser compuestos naturales no genera dermatitis irritativas. Son perfectos para bebés a partir de los 6 meses (de 0 a 6 meses no se debe aplicar ningún tipo de crema protectora, su piel no está preparada. Igualmente, no deben estar expuestos a luz solar directa) y personas con dermatitis atópica.

Piel atópica:  aplicar una crema protectora de componentes naturales (evitar productos con alcohol, perfumes y componentes químicos en general) y FPS elevado. Se recomienda hidratar la piel frecuentemente, beber mucha agua, que el protector sea emoliente y con aditivos que reparen el manto lipídico de la piel.

  • Filtro Químico: como su propio nombre indica, sus componentes son químicos (oxibenzona, octocrileno, avobenzona, octisalato, octilmetoxicinamato, entre otros).

Su aplicación es agradable y se recomienda que se haga 30 minutos antes de la exposición.

Este tipo de filtro capta los rayos solares y los transforma en otro tipo de energía inocua para la piel, pero, en algunos casos puede provocar irritación y alterar la barrera cutánea de nuestra piel.

* Se ha comprobado científicamente que ciertos ingredientes de los filtros químicos tienen un impacto negativo en los ecosistemas marinos.

2. CAMISETA: tenéis a la venta camisetas con protección solar. En general, el tejido que utilices cuanto más tupido mejor.

3. GAFAS DE SOL: Que estén homologadas y con protección contra UVA, UVB e IR (Rayos infrarrojos). Algunas fuentes consultadas no recomiendan poner gafas de sol a niños menores de 4 años. Consultad con vuestro oftalmólogo.

4. GORRA: venden unas tipo jugador de béisbol, las que llevan una tela que protege la zona de orejas y nuca. Éstas son una excelente opción.

 5. SOMBRA (sombrilla, vegetación, …). ¡Nuestra mejor aliada!

 6. CRISTALES POLARIZADOS EN EL COCHE: Los rayos solares atraviesan los cristales de las ventanas por lo que instalar cristales polarizados homologados en tu coche es otra opción que asegura la protección de tu pequeñ@.

Para terminar, haceros referencia a unas APLICACIONES muy útiles para Adroid y iPhone. Obtendremos información de cuán intensa es la radiación UV en el área donde vivimos en una escala del 1 al 11+.

 

«Fomentar en nuestros niñ@s hábitos saludables de protección solar es fundamental para su calidad de vida actual y futura». Os recomiendo que entréis en los siguientes enlaces:

Igualmente, podéis informaros en el periódico local, radio o televisión sobre el índice de radiación UV del día en concreto en el que estéis.

 

Espero que esta información os haya sido de utilidad, y… ¡Feliz verano!

Aitana Zamora

licenciada en Geografía, amante de la naturaleza
y con un blog en proceso www.darnamed.es

 

Fuentes de Información:

¿Lo Compartimos?Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone